lunes, 8 de julio de 2013

¿QUÉ ES EL MOVIMIENTO?

El movimiento puede definirse como el cambio de posición de los cuerpos desde un punto de referencia. Al cuerpo que se mueve se le llama móvil.

Sin embargo, los cuerpos no se mueven solos, para que exista movimiento es necesario que se aplique una fuerza al objeto.

Conocer cómo se mueven los objetos ha permitido inventar muchas cosas útiles que facilitan la vida diaria de las personas.



El movimiento.

La naturaleza ha sido el modelo para que las personas imiten sus formas y diseñen mejores transportes.

Los animales vuelan y nadan porque en su cuerpo hay energía que se transforma para darles la fuerza necesaria para poder desplazarse; las personas también tenemos que aplicar fuerza cuando queremos mover algo. Para empujar una caja por el suelo, es necesario empujarla con fuerza para arrastrarla, si la caja es muy pesada, se necesitará aplicar más fuerza y el cuerpo habrá empleado mayor cantidad de energía para moverla.

La fuerza es necesaria para empujar, para coger o para detener algo que está en movimiento.

Cuando las superficies son lisas, el movimiento se realiza con mayor facilidad que si son rugosas, porque las lisas oponen menor resistencia, eso se debe a la fuerza de fricción. La fricción es lo que hace que los cuerpos se frenen y dejen de moverse, sin ella, las cosas se moverían sin parar. Los frenos de los coches actúan gracias a la fricción, igualmente la fricción que se da entre el suelo y las suelas de los zapatos permiten caminar.

La fricción es muy útil porque sin ella, las cosas se moverían sin parar.

También la fricción hace que se produzca calor. Cuando se frota una mano contra la otra, se sienten calientes porque la fricción produce calor. Si se repitiera esta acción pero con las manos enjabonadas, no se calentarían igual porque el jabón reduce la fricción. Las sustancias que disminuyen la fricción se llaman lubricantes, como los aceites y las grasas.

Cuando un motor rechina, se pone aceite a los engranajes y con eso se reduce la fricción y deja de hacer ruido, igual se hace con las cadenas de una bicicleta.

A veces es necesario reducir la fricción. Hay algunas ciudades en las que cae mucha nieve en el invierno y hace tanto frío que las calles se vuelven demasiado resbaladizas, con lo cual se podrían presentar accidentes, por lo que unas máquinas se encargan de recoger la nieve y dispersar sal en las calles para que los coches no se resbalen. También se colocan cadenas en las ruedas de los coches para conseguir más fricción y más agarre.

Las trayectorias.

Cuando los cuerpos se mueven, tienen que recorrer un camino, desde un punto inicial hasta un punto final, a ese camino se le llama trayectoria.

Las trayectorias pueden ser rectas, curvas o circulares.

Para que la gente conduzca segura, en las carreteras y caminos se colocan señales y signos que indican cómo es la trayectoria, para que los conductores estén preparados para cualquier eventualidad.

“La velocidad no es mala mientras no se tropieza con nada”


lunes, 17 de junio de 2013


¿Sueles cuidar tus envíos?, ¿eliges el adecuado para proteger el producto y economizar gastos?, ¿cuidas también su estética?

Empaquetar adecuadamente nuestros envíos es fundamental, especialmente por dos motivos:

Es la primera imagen real de nosotros que tendrá el cliente, es su primer contacto físico con la tienda. Un producto mal embalado o dañado por un empaquetado deficiente puede causar una mala primera impresión.

Ahorraremos gastos, ya que los daños provocan devoluciones, reclamaciones, requieren mucho tiempo de gestión.

 
Lo cierto es que el propio transporte de los paquetes va a implicar que sufran algún tipo de golpe o movimientos bruscos durante el mismo, por lo que tenemos que valorar el tipo de daños que puede sufrir nuestro producto y adecuar el embalaje al mismo. Lógicamente no es lo mismo enviar una caja de tornillos, que un televisor, ni enviar botellas o camisetas.
 
Es fundamental encontrar el embalaje que mejor proteja nuestro producto, pero, a la vez, sin añadir un gasto innecesario. Tal vez no tendría lógica envolver con papel de burbujas un envío de ropa, pero sin embargo es imprescindible para muchos envíos de productos tecnológicos.
 
Si son productos muy delicados hay que prestar atención a rellenar todos los huecos interiores el paquete. Puedes hacerlo con bolsas de aire o bolitas de foam. Los productos delicados sufren menos daños cuanto menor es el espacio que tienen para golpearse.
 
Hay empresas que cuidan mucho sus embalajes y lo han convertido en uno más de sus signos diferenciadores: cuando hacen un envío adaptan todo lo posible cada paquete al producto que contiene. Hay empresas que tienen un diseño específico de embalaje, con esto consiguen ampliar y mejorar la experiencia de compra (no sólo provoca satisfacción el producto, el packaging que lo envuelve también está pensado para gustar), posteriormente suelen enviar una encuesta pidiendo la opinión sobre qué nos ha parecido el empaquetado, y es que todo comunica…, también el cartón donde enviamos nuestros productos.